.


...
..o t r a s ..o b r a s.. /.. p r o y e c t o s
.


Ver ampliación 'Cacao'
Cacao
98 x 98 cms.

Ver ampliación 'Coca y Yarumo'
Coca y Yarumo
150 x 150 cms.

Ver ampliación 'Trompeto y Digital'
Trompeto y Digital
120 x 120 cms.

.

.

.

Ver ampliación 'Quina y Uña se Gato'
Quina y Uña de Gato
150 x 150 cms.


Sábila 65 x 65 cms.

Ver ampliación 'Borrachero Rojo y Caléndula'
Borrachero Rojo y Caléndula 150 x 150 cms.


Sauco y Cajeto 98 x 98 cms.

ver ampliación de 'Gualanday y Frailejón'
Gualanday
y Frailejón
98 x 98 cms.

.

.

.

____________________________________________________________________________________________
En Agosto del 2000 Rafael Ortiz entregó
el mural titulado 'Jardín Interior',
de 10.8 x 5.5 mts., realizado para la
nueva sede de la Clínica del Country,
en Bogotá, Colombia.

Ver reseña por Javier Agudelo, para el diario El Tiempo
Ver artículo del diario El Espectador
Al texto del artista sobre el mural

____________________________________________________________________________________________

.


'Cacao', 98 x 98 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Coca y Yarumo', 150 x 150 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Trompeto y Digital', 120 x 120 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Quina y Uña de Gato', 150 x 150 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Sábila', 65 x 65 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Borrachero Rojo y Caléndula', 150 x 150 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Sauco y Cajeto', 98 x 98 cms, técnica mixta
SUBIR

.


'Gualanday y Frailejón', 98 x 98 cms, técnica mixta
SUBIR

____________________________________________________________________________________________

.

Obra mural del pintor Rafael Ortiz
Propuesta de un 'Jardín interior'

Por Javier Agudelo
periódico El Tiempo, sección Cultura, diciembre 5 del 2000

 

La Clínica del Country ofrece en esta obra un espacio para encontrarse con la naturaleza. Son ocho pinturas que funcionan como una sola estructura.

'Jardín interior' es una de las buenas cosas que el visitante de la Clínica del Country encuentra cuando, por aquellas cosas de la vida, tiene que llegar al nuevo edificio de este centro hospitalario. Jardín interior' constituye una visión agradable, renovadora y vital en un ambiente donde la tensión suele ser la regla.

Esta obra, del artista bogotano Rafael Ortiz, es una enorme estructura de casi 11 metros por seis y consta de ocho pinturas de diferentes tamaños que recrean distintos tipos de plantas medicinales.

Con esta obra, su autor pretende resaltar la estrecha vinculación que han tenido la naturaleza y la medicina desde los mismo orígenes de esta ciencia.

En total se recrean catorce tipos de plantas: quina, coca, caléndula, digital, sábila, frailejón, cacao, yarumo, trompeto, uña de gato, sauco, cajeto, borrachero rojo y gualanday.

Ortiz pretende que su obra sea leída de tres formas completamente distintas. La primera se refiere exclusivamente a la belleza que trae implícita la naturaleza, la segunda a la relación naturaleza y medicina y la tercera al jardín interior como una parte esencial de nuestra cultura. El jardín interior es un espacio de recreo y supervivencia que por acción de la modernidad está en vías de desaparición.

Este proyecto de Ortiz ganó la convocatoria que lanzó la junta directiva de la Clínica del Country en septiembre de 1998. La realización de esta obra le llevó una investigación de casi un año y medio.

A lo largo de este tiempo, Ortiz se sumergió en el mundo de las plantas medicinales. Dentro de ese proceso se encontró con el libro Plantas útiles de Colombia, de Enrique Pérez Arbeláez, el cual le sirvió de base para su trabajo.

La obra de Ortiz recuerda en ciertos aspectos los trabajos de la Expedición Botánica y dicha asociación no es para nada gratuita. Una de las plantas que forman parte de su trabajo es la quina, una suerte de oro verde que tuvo su apogeo en el siglo XIX por su capacidad para combatir las fiebres palúdicas. Este producto fue en su momento una de las mayores fuentes de riqueza y recursos del Nuevo Mundo. El sabio español José Celestino Mutis, director de la Expedición Botánica, fue quien lo rescató para occidente, pues la sabiduría indígena conocía sus propiedades de mucho antes.

Otra planta que Ortiz incluyó en su lista es la coca, planta que ha sido pervertida por el comercio ilegal, pero que forma parte de la tradición de algunas cultura prehispánicas y además posee propiedades curativas como anestésico y sedante.

Ortiz (40 años) es un artista de una larga experiencia. Estudió en Rhode Island School of Design, en Estados Unidos y bellas artes en la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado exposiciones individuales en el Museo de Arte Moderno de la Universidad Nacional, en la Galería El Museo, en Espacio Vacío y en el Museo de La Tertulia, de Cali, entre otros.

Recientemente participó en el Pure White Art Sale, un evento que se realizó en la Zona Rosa y que mostraba las posibilidades de enlazar el arte con la publicidad.

Javier Agudelo
SUBIR

____________________________________________________________________________________________

.

Plantas medicinales con valor artístico
Periódico El Espectador, sección Bogotá, enero 15 del 2001

Rafael Ortiz salió de su estudio, ubicado en la carrera séptima con calle 23, y se encaminó hacia la Clínica del Country, al norte de la ciudad. La tarea que iba a realizar no era fácil. Un grupo de ocupados médicos y directivos de la junta lo esperaban para escuchar su propuesta.

No se puso la pinta de ejecutivo pero se preparó para descrestar. Durante una hora presentó filminas e hizo explicaciones como un experto. Todos escucharon atentos.

“Les dije que no tiene sentido gastarse un poco de plata en un cuadro para ponerlo sin ninguna razón en un hall, entonces les propuse insertar elementos de la naturaleza a un ambiente clínico”.

Ese fue el primer paso. Los directivos se emocionaron con el pensamiento estructurado del artista. Se ganó la confianza de todos y aunque no entendieron muy bien lo que se proponía, dijeron sí. Rafael Ortiz no perdió ni un minuto y empezó a investigar. “Pensé que las plantas medicinales eran una buena opción”.

Paso dos: jardín interior

Quienes llegan a la nueva sede de la Clínica del Country (Cra. 16 N° 82-57), no pueden evitar observar el jardín interior que cubre la pared de fondo del vestíbulo.

Y es que las proporciones del mural (10,80 m x 5,50 m) y las ocho pinturas que se encuentran suspendidas en su estructura de fondo, no lo dejan pasar inadvertido.

“Cuando uno lo ve obligatoriamente piensa en esos remedios caseros que tanto utilizaban las abuelas”, dice Julia Navarro, usuaria de la clínica.

El mural consta de 14 plantas: quina, coca, caléndula, digital, sábila, frailejón, borrachero rojo, cacao, yarumo, trompeto, uña de gato, sauco, cajeto y gualanday, que han sido utilizadas durante siglos por los habitantes de las diferentes regiones del país para curar y embellecer el jardín.

Para Rafael Ortiz, un bogotano de 40 años que ha tratado de involucrar su arte con la ciudad, esta oportunidad del mural le permitió, además de hacer una propuesta artística que se roba las miradas por la belleza de cada planta, cuestionar al espectador. “La mayoría de las personas que llegan a esta clínica son de la capital y seguramente sólo identifican unas pocas plantas, muchos ni siquiera recordarán que tienen cualidades curativas porque el entorno natural y la memoria social se han ido separando con el tiempo”, dice.

‘¿Y esas maticas qué son?’

“Cuando vi que iban a hacer un mural en la pared pensé que en ese espacio tan grande era difícil instalar una obra”, dice el doctor Alfonso Correa.

“El tema que escogió el artista me parece complicado –agrega–. Ubicar una obra en un lugar donde la gente está enferma es difícil, pero el artista lo hizo muy bien. Las plantas significan vida, pero éstas además son medicinales, es decir, que curan, y son varias, con distintas posibilidades, creo que sin pensarlo representa un poco a los que trabajamos aquí”.

Al igual que el doctor Correa, ginecoobstetra, los empleados de la clínica están encantados con el mural. “Realmente no sé qué matas son pero lo hacen pensar a uno en la historia de los medicamentos porque muchas son la base de varias medicinas, me gustó mucho este trabajo, creo que fue una gran idea y hace más cálida la estadía aquí”, asegura Grace Patricia Wilson, jefe de enfermería de la clínica.

Para Rafael Ortiz haber instalado la obra gradualmente creó un ambiente de expectativa en la clínica que ayudó a su apropiación por parte del personal que allí labora.

“Primero pusimos los paneles y después yo iba pintando los cuadros sin apuros. El método le sirvió a la clínica que no tuvo que entregarme el dinero completo sino que lo fue dando de a poquitos, y además sirvió para que la gente siguiera el proceso y se interesara por la obra”, sostiene Ortiz.

Según María Claudia Michelsen, coordinadora de Servicio al Cliente, las personas que transitan por el lugar se preguntan a menudo ¿de quién es la obra? “Les llama la atención que una clínica haya reparado en un detalle tan pequeño como dedicarle tiempo e imaginación a una obra que brindara tranquilidad y permite pensar”.

Cualquier habitante de la ciudad que quiera conocer de cerca las ‘maticas’ que han sido utilizadas de generación en generación para curar, no debe dudar en acercarse a disfrutar de este jardín interior.

SUBIR

 

____________________________________________________________________________________________

.

Jardín Interior
Texto: Rafael Ortiz

presentación

Instalé en el vestíbulo de entrada de la nueva sede de la Clínica del Country una obra mural que diseñé tomando en cuenta las características del lugar.

El proyecto Jardín interior está conformado por ocho pinturas de dimensiones variables, suspendidas sobre una estructura de fondo. El tema del proyecto es el desarrollo de la medicina a partir de la observación de la naturaleza, tomando como ejemplo una selección de plantas medicinales de origen etnobotánico y su introducción desde el siglo XVIII en la farmacología y la terapéutica.

historia

En el mes de septiembre de 1998, la Junta Directiva de La Clínica del Country aprobó la realización de un mural en la pared de fondo del vestíbulo de entrada de la nueva sede de la clínica. Jardín interior fue el proyecto escogido; una obra cuya dimensión en su totalidad es de 10.80 x 5.50 mts.

En el primer semestre de 1999 inicié este trabajo, el cual ha estado a disposición del público desde agosto del año 2000.

Fue muy estimulante haber tenido a mi disposición una pared de casi trece mts. de largo por seis de alto. Como la arquitectura del lugar cuenta con una escalera volada que lleva a un segundo piso con un pasadizo lateral, el mural sería visto además desde diferentes puntos de vista. Estos ángulos y perspectivas me ayudaron a resolver formalmente la obra. Como no podía tener un punto de vista fijo, estudié la posibilidad de fraccionamiento, desplazamiento y movilidad de la imagen.

Me llevó alrededor de seis meses recopilar el material de estudio sobre plantas medicinales. El libro "Plantas Útiles de Colombia" (versión quincentenario) de Enrique Pérez Arbeláez fue el eje central de la documentación, seguido por diversas publicaciones del Convenio Andrés Bello y algunas jornadas en la Biblioteca Nacional y Biblioteca Luis Angel Arango.

tema

Jardín interior trata la estrecha relación que ha existido entre las plantas y la medicina. Las catorce plantas que ilustran el contenido de las pinturas son medicinales. Ellas conforman lo que denominé un jardín interior. Cada planta, además de tener propiedades curativas y terapéuticas así como otras funciones simbólicas y culturales, relata de forma somera las relaciones ligadas al desarrollo de los avances científicos y culturales de nuestra historia.

Como ejemplo la quina, planta dada a conocer por el sabio Mutis para occidente, en su época fue paradigma de una naturaleza que aunque difícil y exótica según los innumerables relatos de los conquistadores, podía cumplir una función para el mundo: curar las fiebres palúdicas. Este vegetal ocupó el primer lugar en importancia a finales del siglo XVIII y fue estandarte del Nuevo Mundo por sus propiedades medicinales y posibilidades de comercialización en los mercados europeos hasta el siglo XX.

La coca, planta estigmatizada por la sociedad actual, cuenta con siglos de tradición entre los Koguis de la Sierra Nevada de Santa Marta (por solo nombrar un grupo aborigen). En occidente fueron utilizados sus derivados como sedantes, moderadores de la digestión y anestésicos locales.

La caléndula y la digital, ambas de reconocidas aplicaciónes terapéuticas, tienen su origen en otros lugares del mundo pero han tenido excelente adaptación a nuestro medio, y el aloe tiene sus similares con especies nativas como la sábila, propia de nuestro medio.

La etnobotánica (el conocimiento de las plantas y sus aplicaciones a partir de las experiencias culturales de las diferentes etnias y grupos aborígenes) ha acompañado a los pueblos americanos desde siempre. La simbiosis del aborigen americano con su entorno natural le ha dado un conocimiento amplio de las características y propiedades, no solo de los vegetales sino de su medio ambiente.

Esa alianza y comunicación directas han dado al conocimiento plantas con propiedades medicinales y terapéuticas, hoy en día de amplio reconocimiento mundial. La botánica médica y la farmacéutica, conexas a la etnobotánica desde un comienzo, permitieron este desarrollo.

La farmacología contemporánea, desde la química farmacéutica hasta la biotecnología, no puede olvidar que el puente se hizo paso a paso, a través del conocimiento de lo natural. De lo macro a lo micro, una historia atemporal en los procesos de la naturaleza pero asociada al progreso y propagación de las ciencias.

propuesta de arte

El mural no se apoya simplemente en lo narrativo para ilustrar el punto de vista ya expuesto. Acudí a una poética simple y directa; imagen, color, estructura y luz. La obra está resuelta desde el lenguaje plástico tomando en cuenta tres niveles de comprensión:

1) Estética natural. Realicé las pinturas acudiendo a elementos de la belleza y sus asociaciones con la naturaleza, como el color, la intensidad, y la composición. Las plantas se presentan en un estado de idealización apoyadas por el hecho de estar suspendidas dentro de los cuadros, y éstos suspendidos a una estructura de soporte. Busqué darles el sentido de inmortalidad; aunque la mayoría están cortadas, éstas no cambian su aspecto, y se mantendrán siempre invariables. La estabilidad de los pigmentos de las pinturas, algunos naturales y otros creados químicamente son en parte la garantía. Estas plantas congeladas por la pintura no permiten que se corte el vínculo de su función entre lo natural y lo humano, soportado por lo bello y el gusto visual. La estructura de fondo cumple la función del marco que ha acompañado tradicionalmente a la pintura. A diferencia de éste, no encierra las pinturas sino que se convierte en conductor visual entre las partes.

2) Función didáctica. Una sutil función didáctica está asociada al segundo nivel de comprensión. Algunas de las plantas expuestas no son exactamente recordadas por sus cualidades decorativas. Este hecho llama la atención y abre el interrogante: ¿Qué significan estas plantas? Son una selección de ilustraciones llanas y directas de la flora que ha intervenido en el desarrollo de nuestra cultura.

Escogí algunas de las 14 plantas del Jardín interior por estar asociadas a procesos históricos, como lo son la Erythroxilon coca (COCA), la Digitalis purpurea (DIGITAL), el Theobroma cacao (CHOCOLATE) y la Chinchona pubescens (QUINA). Por razones etno-culturales seleccioné otras como la Brugmansia sanguínea (BORRACHERO ROJO), el Aloe vulgaris (SABILA), la Uncaria tomentosa (UÑA DE GATO) y la Jacaranda caucana (GUALANDAY). Inclui algunas de carácter más silencioso y por lo frecuentes en el altiplano, como la Cecropia (YARUMO), la Tricanthera gigantea (CAJETO), la Calendula officinalis (CALÉNDULA), el Sambucus peruviana (SAUCO), el Bocconia frutescens (TROMPETO) y la Espeletia Grandiflora (FRAILEJÓN).

El cacao, asociado simplemente al chocolate, tiene múltiples usos; la manteca de cacao puede convertirse en supositorios, por ejemplo.

Otro caso interesante es el de la Uncaria tomentosa (UÑA DE GATO), una liana de la Selva Amazónica que ha sido ampliamente investigada por sus poderes curativos, en especial lo relacionado con lo antitumoral.

Con la obra mural también busco hacer un señalamiento hacia la frágil memoria social (la tradición) y la evidente separación de lo social con el entorno natural. El gran público que visita la clínica es del área metropolitana. Aquellos que casualmente observen la obra tal vez solo puedan identificar un par de plantas e incluso desconozcan sus virtudes y propiedades.

Acercarse al mural, contemplar sus pinturas instaladas y recibir información sobre su contenido, dotan de nuevo a la memoria con imágenes que podrían estar extraviadas dentro del conjunto urbano, pues algunas de las plantas ilustradas en realidad se encuentran en nuestro entorno cercano, como la digital, la sábila, la caléndula, el sauco, el frailejón, el trompeto y el cajeto.

3) Poética. El tercer nivel de comprensión, el más complejo, trata de estrategias comunmente usadas por el arte contemporáneo: la utilización del lenguaje plástico para crear analogías. Es el caso del título del proyecto: Jardín interior. El título se refiere a la asociación del desarrollo humano con la naturaleza para su "domesticación".

El jardín interior demuestra la tradición de diferentes culturas del mundo, incluyendo la nuestra, en la cual se mantiene una huerta sembrada en el patio de atrás y cuya función es la de regular el bienestar de la familia. La costumbre de tener un sembradío de plantas medicinales al estilo de una botica, además de algunas plantas alimenticias y gastronómicas o aquellas que simplemente cumplen con un fin embellecedor.

Haciendo la correspondencia, el Jardín interior está asociado al interior del alma humana: sembrando buen ánimo y disposición, en contacto con las reglas fundamentales de la naturaleza y poniendo en práctica la ecuación, se mantendría una vida en equilibrio.

Aunque las imágenes de las pinturas instaladas son directas y sencillas, los fondos de éstas son subjetivos y abstractos, sin un aparente propósito además de crear una atmósfera y trama poética que asociaría los conceptos expuestos: un icono (la planta) en primer plano, un fondo abstracto de color en segundo plano (la sensación de paisaje) y una estructura de soporte que construye por partes una imagen totalitaria.

aspectos técnicos

Excepto por las láminas de aluminio que soportan las pinturas que fueron mandadas a cortar y ensamblar en un lugar destinado para ello, realizé en mi taller la pintura instalada, como creo más propicio llamar a este trabajo.

El fondo, con un numero de 18 parejas rectangulares que varían sus dimensiones combinándose en dos colores contrastantes: el blanco y un verdeazul-jaspeado.

Una estructura que tiene como fin el soporte convencional por un lado (el marco) pero que también se convierte en un elemento compositivo que ayuda al ojo a recorrer de lado a lado del mural y conectar las ocho pinturas suspendidas.

Las estructuras rectangulares son en lámina de aluminio de 3mm y ángulo de 11/2 pulgadas que las separan de la pared. Pegadas a las láminas va la f´rrmica de color blanco en 17 láminas variables y verdeazul-jaspeado en las 17 restantes.

Las ocho pinturas varían en tamaño; tres de 1.50mts x 1.50mts, una de 1.20mts x 1.20mts, tres de .98mts x .98mts y una de .65mts x .65mts. Las pinturas son realizadas sobre tela de algodón en técnica mixta; los fondos y su preparación son en gesso, emulsiones acrílicas y pigmentos.

La pintura de las ilustraciones es en óleo diluido en un medio preparado (aceite de linaza, cera de abejas, trementina de venecia y trementina común). Las ilustraciones de las plantas son del natural, de fotografías (en el Jardín Botánico), y de adaptaciones de ilustraciones botánicas del libro "Plantas Útiles de Colombia" realizadas por el fundador del Jardín Botánico, Enrique Pérez Arbeláez. En el caso de la quina, su pintura está basada en una ilustración de las Expediciones Botánicas del Nuevo Mundo.

Texto: Rafael Ortiz

SUBIR


...
..o t r a s ..o b r a s.. /.. p r o y e c t o s
.